miércoles, 15 de noviembre de 2017

ZUMO DE PIÑA CON MANGO, PAPAYA Y PULPA DE ALOE VERA


He comprado una penca de aloe vera en un mercado de agricultores de Coín, un pueblo de Málaga, tengo una planta en casa pero no sabía si podía consumirla o no, el agricultor me ha explicado los requisitos que tiene que cumplir dicha planta para utilizarla sin problemas, le estoy muy agradecida por sus consejos y que explico en el apartado de notas, he preparado un zumo lleno de vitaminas con un trozo de pulpa de aloe vera y algunas frutas: piña, mango y papaya, está delicioso






Ingredientes (para 2 zumos):

1 rodaja de piña natural de unos 300 gramos, pelada, con el corazón central quitado y troceada.

1 trozo de mango de unos 150 gramos pelado y troceado.

1 trozo de papaya de unos 150 gramos, pelada y troceada.

1 trozo de aloe vera de 6 x 4 centímetros más o menos, pelado y troceado.






Preparación:

En el vaso de la NutriBullet o en una batidora convencional echamos las frutas y el aloe vera troceados, añadimos agua -hasta la señal de medida en la NutriBullet y un vaso de agua en la batidora convencional-.

Trituramos la fruta hasta reducir a puré, añadimos agua hasta obtener la consistencia deseada y servimos enseguida.






Notas:

La planta de aloe vera tiene que tener más de 5 años y tiene que salir la primera flor antes de consumirla en cocina, además es necesario que las pencas sean grandes para poder extraer la pulpa.

Para utilizarla en cocina, cortamos la penca, utilizamos la parte más ancha de la penca, donde hay más pulpa, cortamos el trozo que necesitemos y guardamos la penca envuelta en papel film en el frigorífico.

Una vez cortado el aloe vera hay que prepararlo al momento porque se oxida enseguida.

Para pelar el aloe vera, lavamos bien la parte dura del exterior, quitamos con un cuchillo la fila de pinchos que tiene en los extremos y después quitamos la corteza, sin apurar demasiado porque la parte que va pegada a la corteza amarga y puede producir problemas de estomago, es bastante fuerte, utilizaremos solo la pulpa gelatinosa del interior.

Lavamos bajo el grifo la pulpa gelatinosa entera -en contacto con el agua se vuelve aún más gelatinosa, pero es normal-, con el agua quitamos el sabor amargo, después troceamos sobre una tabla de madera y ya tenemos lista la pulpa para añadirla al zumo o para utilizarla en una receta.












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estaré encantada de contestar las dudas que tengas sobre la receta. Gracias por visitar mi blog.