domingo, 5 de enero de 2014

SOPA PICANTE DE RÚCULA Y CEBOLLA DULCE

 
 
Habitualmente preparo la rúcula en ensalada o hago un sándwich de pollo a la plancha al que le  añado unas hojas de rúcula y alguna salsa, pero siempre la he consumido sin cocinar, hasta hoy que he preparado esta sopa, además lleva cebolla dulce, yogur de limón, nata, zumo de naranja y limón, vino blanco, pimienta cayena y va acompañada de unas rebanadas de pan frito con chile que le da un toque picante.

 
 
 
 
 
 
 
 

 Ingredientes:

200 gramos de rúcula.
 
200 gramos de cebolla dulce.
 
4 cucharaditas de mantequilla.
 
100 mililitros de vino blanco.
 
1/2 litro de caldo de verduras.
 
4 cucharadas de nata líquida y algo más para decorar.
 
1 yogur ecológico de limón.
 
100 mililitros de zumo de naranja.
 
50 mililitros de zumo de limón.
 
1 chile rojo pequeño.
 
8 rebanadas finas de pan baguette.
 
1 cucharada de aceite.
 
Sal y pimienta de cayena (guindilla).
 
Unas hojas de rúcula.
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
 Lavamos, picamos y escurrimos muy bien la rúcula -reservamos varias hojas para adornar la sopa-.
 
Pelamos, lavamos y picamos la cebolla.
 
Ponemos una olla al fuego, añadimos la mitad de la mantequilla, la cebolla y la rúcula y sofreímos 2-3 minutos sin dejar de remover, incorporamos el vino y el caldo de verduras, tapamos y dejamos cocer 8-10 minutos a fuego lento.
 
Retiramos del fuego y reducimos a puré con la batidora, ponemos de nuevo en la olla y añadimos la nata y el yogur sin dejar de remover, añadimos el zumo de naranja y limón, la sal y la pimienta de cayena, removemos y ponemos a calentar a fuego muy bajo.
 
Preparamos las rebanadas de pan con chile, cortamos el chile por la mitad longitudinalmente, les quitamos las semillas, lavamos bien, secamos y picamos muy finamente.
 
Calentamos el aceite y la mitad de la mantequilla restante en una sartén y sofreímos el chile unos instantes -para que no se queme-, añadimos las rebanadas de pan y doramos por ambos lados a fuego medio, añadimos un poco de sal y pimienta de cayena al gusto.
 
Servimos la sopa en cuencos individuales, decoramos con las hojas de rúcula, un poco de nata y las rebanadas de pan frito.
 
 
 

 
 
 
 

Notas:
 
 La rúcula ha sido cultivada en el mediterráneo desde la época romana, pero hasta los años 90 no fue sometida a estudios científicos, actualmente se cultiva en diferentes partes del mundo, especialmente en Veneto (Italia). Esta hortaliza tiene un contenido elevado de vitamina A, ácido fólico y vitamina B, vitamina C, vitamina K (favorece que nuestro organismo asimile el calcio), hierro, potasio, fósforo y manganeso.
 
Contiene una sustancia (glucosinato) muy efectiva en la lucha de determinados tipos de cáncer (de pancréas, de mama, colorrectal), clorofila, carotenoides (que evitan las cataratas) además de otras muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.


 

 




Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.
 
Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.
 
 

 
 
 
 
 

 
 







 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estaré encantada de contestar las dudas que tengas sobre la receta. Gracias por visitar mi blog.