jueves, 16 de enero de 2014

TAGARNINAS FRITAS


La tagarnina es una cardo comestible que crece silvestre en el campo, se recoge durante los meses de invierno, aunque hoy en día es un lujo poder disfrutar de un buen plato de tagarninas y no precisamente por lo que vale, me ha costado 1 euro el manojo, pero cada vez es más difícil encontrarlas en la frutería o en el mercado de abastos porque tiene mucho trabajo recogerla, es una planta que pincha bastante y además tienes que arrancar una considerable cantidad de plantas para obtener un manojo de tagarninas, normalmente la persona que las recoge lo hace por necesidad, para ganar un poco de dinero o por entretenimiento, suelen hacerlo las personas mayores que les gusta el campo y acostumbran a cogerlas para su propio consumo






Ingredientes:

1 manojo grande de tagarninas -peladas-.

Harina de trigo especial para freír.

Aceite de oliva virgen extra para freír.

Sal al gusto.






Preparación:

Quitamos a las pencas de las tagarninas los posibles pinchos que le puedan quedar -si, suelen quedar pinchos incluso después de peladas-, con un cuchillo pequeño se hace fácilmente, después se cortan en trozos regulares de unos 6-7 centímetros y lavamos muy bien.

Ponemos una olla con agua en el fuego y cuando empiece a hervir añadimos las tagarninas lavadas y dejamos cocer hasta que estén al dente, unos 25 minutos, retiramos del fuego y colocamos en un escurridor para que suelten el agua, dejamos que se enfríen.

Cuando vayamos a freírlas añadimos un poco de sal, enharinamos y pasamos por un cedazo, para eliminar el exceso de harina.

Ponemos una sartén con aceite al fuego y cuando esté bien caliente freimos las tagarninas en tandas pequeñas, cuando estén doradas las sacamos -cuidando que no se quemen porque se hacen rápido-, las ponemos en un fuente con papel absorbente para quitar el exceso de grasa y listas para consumir.






                                                                            Notas:

Creo que las generaciones más jóvenes no conocen esta planta ni que se pueda cocinar con ella platos tan ricos, además de fritas podemos preparar las tagarninas en revuelto con huevos, en tortilla, añadiéndolas al puchero, guisadas, preparadas en un pastel salado y en otras muchas recetas.

He comprado algunas veces tagarninas de vivero, y aunque están buenas, el sabor y la textura cambian bastante, las mejores son las silvestres, tienen un sabor más pronunciado y más fibra.





Fuente: Wikipedia.










2 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de probarlas... algún día ainssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están buenísimas, es una pena que hoy en día las tagarninas sean tan poco conocidas y consumidas porque están buenas cocinadas de cualquier manera y son muy baratas aunque cada vez son más difíciles de conseguir.

      Eliminar

Estaré encantada de contestar las dudas que tengas sobre la receta. Gracias por visitar mi blog.